PONTE VECCHIO, EL FLECHAZO DE SAN VALENTÍN

San Valentín es una fecha para celebrar el amor convirtiendo una velada en un momento inolvidable y Ponte Vecchio es el acompañante perfecto para esta ocasión.

Testigo discreto que sólo pretende engrandecer esos momentos tan emotivos, Ponte Vecchio invita a los enamorados a brindar por su amor trasladándolos a Florencia, una de las ciudades más románticas del mundo.

El puente más célebre de Florencia del siglo XIV, da nombre a este Moscato Frizzante, de aguja natural y bajo en alcohol que resulta especialmente refrescante y suave por sus burbujas chispeantes. El diseño de su botella destila belleza y armonía a través de sus líneas fluidas y elegantes. Siluetas perfectas como las elaboradas piezas que trabajaban en su origen los joyeros y orfebres que habitaban en el puente.

Ponte Vecchio Pink Moscato destaca por sus dulces notas florales propias del carácter Moscat, uva que otorga también aromas a flores de jazmín y azahar con recuerdos a madreselva y anís. En Ponte Vecchio Moscato son los aromas a moscatel los que predominan, así como las notas de mermelada y confitura de limón.

Ambas versiones son el complemento perfecto que sublima una cena o una comida romántica. Maridan con infinitas posibilidades gastronómicas como la comida mediterránea con sus pastas y arroces, la asiática y sus sabores agridulces y la hindú, con sus ingredientes deliciosamente especiados. El vino ideal para celebrar el amor y los buenos momentos y que perduren en el tiempo.

Además, Ponte Vecchio ha creado para tiendas especializadas un kit romántico que incluye dos copas “Silouette” de cristal por la compra de dos botellas de Ponte Vecchio.

Volver al listado